Sensor de calidad de aire

La nueva situación mundial debido a la COVID-19 ha provocado un giro de 180º en la vida de las personas. Existen muchas medidas recomendadas para el control de los contagios, especialmente en espacios cerrados.

Ingenium ha completado el desarrollo de un sensor de calidad de aire autónomo de fácil instalación que mide la concentración de CO2. Esto ayuda a mantener unos niveles óptimos en espacios interiores como oficinas, aulas, salas de conferencia, etc, gracias a su sistema de notificaciones, facilitando conocer el estado de los recintos en tiempo real, colaborando así a la mejorar de la calidad del aire que respiramos.

Dos versiones: Autónoma y loT

El sensor se presentará en dos versiones, una totalmente autónoma, y otra IoT para conectar a cualquier red WiFi. En este último modelo será posible establecer distintos umbrales de aviso acústico y luminoso según las necesidades. En la versión autónoma, las señales luminosas y acústicas indicarán en qué franja de concentración de CO2 se encuentra el espacio interior, en una escala de hasta 5 rangos predefinidos.

El Colegio Santa María del Naranco ha sido el primer colegio en Asturias en instalar el modelo IoT en todas sus aulas, desde Educación Infantil hasta Bachillerato, convirtiéndolas así en espacios más seguros y pudiendo monitorizar el centro en todo momento desde un puesto de control centralizado.